miércoles, 8 de octubre de 2008

.Yo soy libre.






Tantos están ahora sintiendo que sus vidas están restringiéndolos, cercándolos, con precios elevados, trabajos que escasean, peligro financiero surgiendo amenazadoramente a su alrededor.
Pero la verdad es ésta. Ustedes están viviendo en tiempos extensos, abiertos, abundantes y fluyendo, donde un viento fresco sopla abriendo las puertas y las ventanas de la oportunidad.
Y este viento sopla ahora. Todo a su alrededor las ventanas están volando abiertas y las cortinas están soplando en la brisa fresca. Todo alrededor de ustedes, las puertas están balanceándose ampliamente, y en el otro lado está otra oportunidad.
No miren hacia atrás en lo que fue o en lo que podría haber sido. No se preocupen con las oportunidades que ustedes creen que han perdido o en los errores que creen haber cometido.
Miren hacia adelante. Sientan el viento soplando a su espalda, refrescando el futuro ante ustedes. Sientan soplando lo Nuevo a medida que escalan más y más alto hacia la libertad.
Pierdan las cadenas que los han atado. Pierdan las cadenas de la incomprensión y la falsa creencia. Salgan detrás de los barrotes de juzgamiento; no hay ningún carcelero que los detenga. Estos barrotes están allí solamente siempre y cuando ustedes les permitan estar.
La libertad los llama por señas en el fresco viento. La libertad canta su nombre. Escúchenla a través de los valles y en lo alto de las laderas de las montañas, hasta la misma cima.
Y aquí, en la cima de esta gran montaña, párense con los brazos extendidos y háganse cargo de su bendita vida, esta preciosa vida, esta única, aquí mismo, ahora mismo, fresca y nueva con promesa, brillante con conexión y unidad.
La luz brilla para ustedes. El viento sopla para ustedes. Los grilletes caen y ustedes son libres. Exclámenlo al mundo. Hagan que se sepa. ¡Yo soy libre!

Autor desconocido

No hay comentarios: