sábado, 21 de mayo de 2016

.CIRCULO SAGRADO - MEDITACION.

En esta Luna Llena el aporte de Procyon y Semillas Estelares


CIRCULO SAGRADO - MEDITACION

La búsqueda de la verdad, la búsqueda de una dirección que seguir, el camino de la abundancia en la conexión, están ligados a la comprensión del medio en el que se encuentra el shamán.
Sea éste en la Tierra, dentro de conciencia cotidiana o en medio de su encuentro con la sabiduría de sus ancestros, la tradición procyana indica un viaje hacia las dimensiones sutiles.
Para ello has de encontrar tu camino, tu sendero de ubicación en la cosmología de tu propia geometría.
Las cuatro direcciones cardinales tradicionales terrestres se convierten en las siete dimensiones del ser cósmico, que has de explorar en este momento y en cada momento de tu discernimiento.
Sé consciente de tu raíz en la Tierra, ubícate con los pies en el suelo, distensiona las plantas de los pies y aligera tu peso corporal contra el cuerpo terrestre.
Trabaja a través de la respiración, aflojando los músculos y las terminaciones nerviosas…déjate llevar por los latidos de tu corazón…
Sé consciente ahora de tu corazón…déjalo que viaje desbocadamente hacia la aventura del sentir…
Finalmente, utiliza tu conciencia como vehículo de transporte hacia dondequiera que te dirijas a partir de ahora…ni lo conocido…ni la imaginación son instructores de este tiempo..es un tiempo eterno, sin límites ni fronteras, es una porción de conciencia que sabe, que conoce y que viaja….
Vas a viajar delicadamente, sin prisas, pero con acento real hacia un destino de ampliación de tus conocimientos….irás al encuentro con los límites de los elementos, terrestres y galácticos…
Comienza por el Norte…dirige tu conciencia al Norte. Este es el lugar del elemento Tierra y el Poder del cuerpo…su naturaleza son las rocas, arena, arcilla, y el suelo. En la vida humana esta es la dimensión física y el reino de las sensaciones.
En conexión con esta dimensión, presta atención a tus procesos fisiológicos, a las sensaciones en tu cuerpo, a tus necesidades biológicas y a tu salud física…
Eleva tu conciencia y llama a los poderes del Norte y de la Tierra a que estén contigo y vengan a bendecirte y a guiarte.
Ahora lleva tu conciencia hacia tu corazón, experimenta el poder de esta dirección Norte fluyendo dentro tuyo y sintonízate con tu cuerpo.
Presta atención a cualquier guía interior que recibas en este momento.
Agradece íntimamente este destello de integración….

Dirige tu conciencia ahora hacia el Este. Esta es la dirección del elemento Aire y el Poder de la Mente. Su naturaleza es el viento, la atmósfera y la

respiración. En la vida humana ésta es la dimensión mental y el reino del pensamiento. En conexión con esta dimensión, presta atención a tus procesos de pensamiento, a tu habilidad para razonar, a tus actitudes y a tu salud mental.
Asciende tu conciencia hacia esta dirección. Llama a los poderes del Este y del Aire y, centrado en tu corazón, sintoniza tu Ser con tu mente. Presta atención a cualquier guía interior que emerja ahora y agradece este momento de integración…

Ahora ve hacia el Sur. Esta es la dirección del elemento fuego y el poder de la acción. Sus formas de la naturaleza son las llamas, el rayo y la electricidad. En la vida humana ésta es la dimensión de las conductas y los comportamientos y el reino de la acción.
En esta dirección, eleva tu conciencia…llama a los poderes del sur y el Fuego. Centrado en tu corazón, sintonízate con las partes activas de tu ser. Nota cualquier guía interior que pueda emerger…agradece esta conexión entre tú y las entidades de esta región.

Ahora traslada tu conciencia al Oeste. Esta es la dirección del elemento Agua. Sus formas de la naturaleza son los océanos, lagos, cascadas, ríos, manantiales, primavera, lluvia y los fluidos en el cuerpo. En la vida humana, ésta es la dimensión de las emociones y el reino de los sentimientos.
Eleva tu conciencia hacia esta dirección. Llama a los poderes del Oeste y el Agua. Lleva tu conciencia ahora hacia el corazón y sintonízate con tus sentimientos. Observa cualquier guía que te sea proporcionada en este momento. Da las gracias por esta revelación…

Ahora concéntrate en la dimensión superior de arriba….esta es la dirección del Cielo y el Cosmos. Sus formas de la naturaleza son el Sol, la Luna, los planetas, las estrellas, meteoritos, galaxias y el espacio profundo. En la vida humana éste es el reino de la conciencia cósmica. En conexión con esta dimensión, presta atención a tu parte del ser en la comunidad de vida del universo. Contemplando los cielos, usa tu imaginación para penetrar en los misterios del espacio exterior y otros mundos. Experiméntate a ti mismo como un habitante de un planeta moviéndose hacia el espacio. Refléjate en leyendas de creación y en historias de humanos que se han aventurado en el espacio desde nuestro planeta.
Centrado en esta dimensión, eleva tu conciencia hacia los Cielos y mira hacia arriba. Llama a los poderes del cosmos. Experiméntate a ti mismo unido con el universo, más allá del planeta. Céntrate en tu corazón y nota cualquier guía que venga a ti, tomando la energía de esta dirección hacia ti mismo.
Agradece por esta conexión infinita…

Ahora lleva tu conciencia hacia el abajo…ésta es la dirección del planeta y un lugar sagrado. Sus formas de la naturaleza son la biosfera de la Tierra y

la comunidad de formas de vida, tales como criaturas animales y plantas, y humanos, en tu propio ambiente de hogar. En la vida humana éste es el reino de la conciencia planetaria. En conexión con esta dimensión, presta atención a la parte de tu ser que es parte del tapiz de la vida en tu área local, así como la parte de tu ser de la comunidad mayor de vida en el planeta.

Contemplando esto, usa tu imaginación para sentirte conectado con la red de vida que incluye árboles, hierbas, criaturas, microbios y los elementos, así como a otros humanos. Experiméntate como una parte de la biosfera, también conocida como Espíritu del Planeta o Madre Tierra.
Lleva tu conciencia hacia abajo, hacia el Planeta. Llama a los poderes del planeta y del lugar de este rito…recuerda tu raíz…tu canal hacia el centro de la tierra…experimenta la unidad con la red de vida en la Tierra. Dirige los poderes de esta dirección dentro tuyo y nota cualquier guía interior que venga a ti mientras lo haces. Agradece profundamente esta conexión.

Ahora dirige tu conciencia hacia el centro. Ésta es la dirección del Espíritu. Su forma de la naturaleza es el Alma divina, que une a toda vida. Es la síntesis de los elementos y las direcciones. En la vida humana éste es el reino del Espíritu y la dimensión de lo divino en sus muchas formas. En conexión con esta dirección, presta atención al centro de tu ser, tu Ser interno. Honra a lo divino como tú lo conozcas, Dioses, diosas, espíritus de la naturaleza, ancestros, Guías Shamánicos, amor, unidad en diversidad. Conéctate con el equilibrio, armonía, belleza, plenitud, integridad.
Dirige tu conciencia al centro…llama al poder del espíritu, a la unidad divina. Llama al divino por los nombres que conoces. Presta atención a cualquier guía interior que venga a ti y agradece por esta profunda conexión.

Ahora, lentamente, vuelve a los cauces de la temporalidad, trae de vuelta tu conciencia a la cotidianeidad que se refleja a través de tus ojos físicos.
Recobra la templanza de tus sentidos, reajústalos a lo conocido, otra vez…
Vuelve hacia tu misión…aquí y ahora…